Gestión de Patrimonios Familiares

En todas las familias empresarias exitosas el patrimonio no está únicamente conformado con la empresa que fundaron, sino que existen otros tipos de activos que se han ido adquiriendo con los beneficios que se han ido generando. El Consejo de Familia es el responsable de la gestión de ese patrimonio familiar y su principal función es en primer lugar, cuidarlo y, en segundo lugar, ser capaz de rentabilizarlo en el largo plazo, de tal manera que se convierta en otra forma de generar flujos de caja más allá de la propia actividad económica de la empresa.

La cultura latina, tan intrínseca en las familias empresarias con las que trabajamos, hace que en la primera generación se creen patrimonios familiares a la par de la empresa familiar, y en algunos casos, de más valor que el propio negocio. A su vez, esta cultura impulsa equivocadamente a los fundadores a repartir entre las ramas familiares este patrimonio. Esto rompe todo el proceso de rentabilización gestado durante años.

Es por eso que hay que apostar por mantener la propiedad familiar unida en su gestión a la par que se realiza una inversión consciente del capital generado, permitiendo sacar el máximo partido posible, aumentando así la riqueza familiar. El hecho de mantener la propiedad familiar gestionada de manera conjunta hace que los miembros que constituyen la empresa familiar se sientan unidos por la historia y conformen un legado, que año tras año crece y podrán transmitir a sus hijos, no solo como riqueza, sino como valor cultural intergeneracional.

Es en este punto, donde el Consejo de Familia tiene la labor de concienciar a la familia empresaria de la importancia de mantener el patrimonio gestionado de manera unitaria y acrecentarlo con el tiempo. Para conseguir esto es necesario entender perfectamente el concepto de inversión. Quitarnos de la cabeza la idea tan arraigada en nuestra cultura de que el único activo donde poder invertir son los inmuebles, estos implican un alto riesgo, debido a la cantidad de capital depositada en un único bien. Existen muchos otros activos financieros en los cuales poder diversificar mejor el capital y a la par invertir más seguro, para ello es importante saber dar un valor a un activo y comprar por debajo de ese precio.

La historia nos ha demostrado que cuando el patrimonio de los padres sigue gestionándose de manera unitaria y profesionalizada permite generar mayores beneficios para la familia empresaria que si estuviese fragmentado. Es por eso que los herederos, al igual que tienen claro que deben de profesionalizar la empresa familiar y mantenerla unida, deben de profesionalizar la gestión del patrimonio familiar, de tal manera que la bola de nieve (patrimonio familiar) sea más rentable en el largo plazo, mostrándose así más atractivo para sus herederos, haciendo que la familia se mantenga unida.