Mediación

Las familias empresarias con buenos gobiernos internos no significa que entre ellos no tengan diferencias e incluso surjan conflictos entre sus miembros. Lo que les diferencia es que tienen más instrumentos legales para afrontarlos con éxito e incluso preverlos evitando que en algunos casos se materialicen.
Entre los instrumentos de Mediación está el propio Protocolo Familiar, ya que ante distintas interpretaciones de un hecho, las normas de gobierno explicitan cómo actuar ante los mismos. Otro instrumento de Mediación cuando surgen divergencias familiares es la existencia del Consejo de Familia, actuando como interpretador de la norma en los conflictos que surgen en la familia empresaria. Por último, las empresas familiares y ante imponderables en los que el acuerdo no fuese posible vía protocolos familiares ni Consejos de Familia, son la incorporación de mediadores externos pertenecientes a instituciones oficiales de Mediación y Arbitraje. Lo importante es el compromiso vía documental (normalmente en el Protocolo familiar) que obligue a todos los miembros familiares a dirimir sus conflictos y pleitos internamente y no en los juzgados abiertos.

En este sentido ayudamos a las empresas familiares a acercar posturas para llegar a acuerdos ante sus diferencias, con el fin de resolver sus crisis en situaciones tales como: relaciones disfuncionales entre padres e hijos o entre hermanos, compra-venta de acciones entre ramas familiares, escisiones de empresa familiar, etc.