Mentorización de sucesores

En la medida que las empresas familiares van creciendo, tanto a nivel de empresa como de familia, la complejidad de sus procesos sucesorios también lo hacen en paralelo. Ya no se trata solamente de que en esas empresas familiares estén claros sus planes de sucesión y los correspondientes itinerarios de carrera a seguir, se trata de acompañar al sucesor en alguno de sus principales desafíos a los que se ha de enfrentar y para los que no se ve seguro de si mismo.
No es infrecuente que el sucesor tenga que abordar al poco tiempo de tomar esa responsabilidad, una grave crisis financiera de la empresa por razones internas o por razones externas de carácter macroeconómico que afecte muy en concreto a su sector o país. Tampoco es infrecuente que el sucesor llegue ha sentirse inseguro para afrontar graves conflictos entre ramas familiares y para los que emocionalmente se siente implicado, que podrían poner en peligro la continuidad de la empresa o posibles rupturas de la misma. Hay casos en los que el sucesor se ha de hacer cargo de la empresa sin que haya terminado su plan de carrera previsto por la muerte súbita del predecesor, etc.
En casos como estos o similares se hace muy aconsejable la mentorización personalizada del sucesor. Ésta consiste en detectar los déficits del sucesor para enfrentarse a los desafíos que se le han presentado, y ante ellos acompañarle durante algún tiempo una o varias personas con las que pueda aprender a superar dichas deficiencias.